Evitar el egoismo

. domingo, 20 de mayo de 2007
  • Agregar a Technorati
  • Agregar a Del.icio.us
  • Agregar a DiggIt!
  • Agregar a Yahoo!
  • Agregar a Google
  • Agregar a Meneame
  • Agregar a Furl
  • Agregar a Reddit
  • Agregar a Magnolia
  • Agregar a Blinklist
  • Agregar a Blogmarks

Evitar el egoismo


El egoísmo se transforma en virtud cuando uno es consciente de pensar en su bienestar primero para, después, poder estar bien con los demás

Vive sólo para ti si pudieres, pues sólo para ti si mueres, mueres", decía Quevedo. Y es que ¿cuántas pequeñas cosas dejamos de hacer pol­los demás? El egoísmo es uno de los "peca­dos" que conviene relativizar y poner en tela de juicio. ¿Por qué no nos atrevemos a decir "no" a ese amigo que nos reclama para salir, si preferimos quedarnos tumbados en el sofá?

Tenemos tantos esquemas sobre lo que de­beríamos hacer en cada minuto y en cada si­tuación... Si estuviéramos pendientes de los de­más en todo momento, todos acabaríamos ac­tuando y sintiendo de forma similar. Nos con­vertiríamos en una sociedad uniforme.


Cierto es que, en principio, el egoísmo es un sentimiento insano. Cuando hay una exa­cerbación incontrolada del sentimiento del amor propio, y vivimos pensando y actuando sólo en nuestro propio beneficio, nos conver­timos en tiranos.


Además, cuando el egoísmo es desmesurado, nos olvidamos de que vivimos rodeados de seres humanos que también son únicos y es­peciales, como nosotros. Actuamos entonces con una actitud hedonista, sin comprender que quien sólo vive para sí, ha muerto para los demás.


Evitar el egoismo excesivo


Cómo lograr ser egoístamente feliz

Pero hay casos en los que el egoísmo se con­vierte en sublime virtud. Como señala Este­ban, hay momentos para pensar en los otros y momentos en los que debemos pensar en no­sotros mismos. Porque nadie es capaz de sen­tirse bien en compañía si antes no ha traba­jado para aceptarse, respetarse y estar en paz consigo mismo, lo que significa trabajar por los propios deseos y ambiciones. Conviene aceptar consejos y opiniones de los demás, pero pasándolos antes por el filtro del sano egoísmo. Y sabiendo que nunca vamos a gustar a todo el mundo... ¡es imposible! Buscar la aprobación y el amor de los otros es saludable y legítimo... si no nos hace olvidar nuestros deseos personales.


Contra la necesidad de aprobación

El egoísmo bien entendido puede salvarnos de dejar que los demás decidan por nosotros lo que por derecho nos pertenece. En oca­siones, tenemos que ceder y dejar a otros que decidan, o incluso que impongan su criterio. Acatamos las normas sociales, morales y éti­cas para asegurarnos una vida ordenada en sociedad. Lo negativo es seguirlas a rajatabla frustrando nuestros deseos.


Los tuyos estarán mejor

Amalia tiene una jornada laboral de 8 ho­ras de lunes a viernes y dos niños que ocu­pan prácticamente el resto de su tiempo li­bre. Agotada por el estrés, decidió hacer una hora de yoga diaria para liberar tensiones. Al principio, su marido puso el grito en el cielo. Ahora agradece su decisión: el bienestar de Amalia ha repercutido en toda la familia. Si de vez en cuando les recordamos a nuestros familiares y amigos que necesitamos un poco de tiempo para nosotros mismos, todos ga­naremos.


Cuando somos "egoístas positivos", procura­mos que todos los seres que nos rodean estén bien, y esto nos hace sentir mejor. Creamos, entonces, un círculo positivo: "Yo estoy bien, los demás están bien; los demás están bien, yo estoy mejor".


Sé egoísta con el tiempo que te dedicas

Dedícate al menos media hora cada día a ti mismo, a estar contigo. Puedes realizar algu­na actividad que te guste especialmente, hacer ejercicio, relajarte, meditar... el caso es que dis­frutes de tu propia presencia sin condiciona­mientos externos.


Para lograrlo, aprende a negarte si alguien quiere interponerse entre ese tiempo y tú. Con el tiempo aprenderán a respetar tus deci­siones aunque no las compartan.